miércoles, 4 de marzo de 2009

Viaje a Lisboa



Ya hemos vuelto.


La verdad es que siempre me pregunto por la aportación de este tipo de viajes, con alumnos, en el entorno escolar.


Siempre hay mucho que preparar, mucho que trajinar antes de irse. Una vez que estás allí es una carrera para llega a los sitios, una pelea para que vean y sepan ver, para que miren y sepan qué miran, para que se incremente su cultura, para que sepan convivir y compartir, para que adquieran valores...pero siempre me quedo con la duda colgando de las ganas: ¿les habrá servido para algo más que para divertirse?


Soy optimista y creo que todos los recursos que ponemos a su alcance, algún día servirán para algo; que todas las experiencias sobre las que les hacemos reflexionar formen parte de su acervo moral; que todas las impresiones no quedarán sólo en la retina, sino quizás más allá...De todo hay quien se escape, claro. Habrá quien habrá aprovechado para hacer lo que sabe hacer, o lo que quieren mostrar a los otros como un abanico de vanidad desplegado, cual pavo real, y que oculta sus miedos o carencias. Quizás también a esos les sirva.


Bueno, ahí queda.

No hay comentarios: