miércoles, 19 de mayo de 2010

Cierto olor a podrido

Me llega una noticia de las mismas entrañas del Psoe. Me deja perplejo, no sé si será verdad o no. En definitiva la realidad supera a la ficción en no pocas ocasiones. Me dicen que dice una de las más altas instancias del partido que no vayamos a pensar que lo de Bono lo ha descubierto el Pp ¡qué va!. Lo han filtrado ellos, con el deseo de tirar al posible sucesor por tierra. Ya saben, como se están rifando la corona, no vaya a ser que la recoja quien no debe. ¿Creen Ustedes que será verdad? A juzgar por los filtros de la noticia, nada me hace pensar que no lo sea. Pero me cuesta trabajo creer que dentro de la noble vocación política se peguen tantos navajazos ¿no?.
Y digo yo que parece que se derrumba la torre más incólume puesta al servicio de los más desfavorecidos. Y no crean que no será sin costes. Nos queda por ver mucho todavía, porque en la marea, los que se van, arrastraran todo lo que puedan. Y ahora, que parece que han tirado de las orejas a tanto preboste altruista y favorecedor de las clases sociales, les van a dar morcillas perreras a los pobres. Que el costo no se lo pueden quitar a uno así como así. Y el sillón menos aún. Y las prebendas, los sueldos, las comisiones ( que a esas no les va a aplicar el 15 por ciento ) y demás cosa pequeña para sobrevivir no son para jugar.
Con las cosas de comer no se juega, dijo el Ministro. Con poco acierto, digo yo. El subconsciente suele jugar malas pasadas. Y hablando de unas cosas, se puede estar pensando en otras. Pues están jugando con esas cosas. Aunque hay senadoras, como esa señora de Jaén, que dice que no hay parados, que si fueran tantos sería una guerra civil. Otro desafuero del inconsciente. Que ve mucho parado con BMW. ¡Qué suerte! se lo deberíamos presentar a todos los demás que van hambreando y llamando a las puertas de las instituciones para ver si pueden llegar a fin de mes con dignidad y sin hambre.
Pero no se apuren, que los síndicos tienen asegurada la manutención gubernamental. Ídem de los partidos. Y de los traductores del Parlamento español. Todos esos ya son unos cuantos. A lo mejor no se van a poner en huelga, o piden que se vaya ya tanto inútil que no sabe que cuando sale al hemiciclo es para gobernar y se asusta de ver dificultades.
Siento que me salga la bilis tal que así, pero es que es insoportable ver cómo nos vamos hundiendo. No hay un día en que los que mandan no digan una cosa y la contraria sin que se les arrugue la conciencia, ni se les quiebre el ánimo. Aquí no pasa nada, da igual.
Hasta que no tengamos educación política en la alternancia y se vayan enterando que el sillón no es suyo, ni la cortijá tampoco, no estaremos asentados democráticamente. Pero eso es escorarse peligrosamente porque no ponerse de parte de alguien, es ser sospechoso en todos lados.
Huele a podrido, sí. Espero que por poco tiempo.

1 comentario:

Rafael B. dijo...

Me gustaría compartir ese estrambote optimista con que acabas el artículo "espero que por poco tiempo", pero me temo que sea optimista en exceso dado cómo es el presente y cómo se presenta el futuro que contemplas diariamente.
Un saludo.