lunes, 25 de enero de 2010

No sé si es tiempo de echar las nostalgias al vuelo,
se me enredó la memoria en los farallones del olvido,
tembló el pulso y se fue camino de un quizás aguerrido
y ahora veo brumas donde antes era deseo.

No sé si es tiempo de echar la memoria la vuelo,
cayeron casas y cimientos, se fue encogiendo el pasado,
barrió un levante todas las notas de mi banda sonora,
quedó el mar, quedaron los velos encogidos, y figuras.

No sé si es tiempo de echar la tristeza al vuelo,
de tanto mirar se te enternece un poco el ánima,
y parece que no es lo que sí fue, y apenas recuerdas,
pero es tu humus, tu suelo, tu mismo envarado y erguido.



No hay comentarios: