martes, 13 de diciembre de 2011

Navidad

‎"Para ir del todo al todo, has de dejarte del todo en todo." El maestro S. Juan de la Cruz lo dijo espléndidamente. Se dejó caer el cielo, y se hizo el milagro en la humanidad. Dios contagió su inmensidad con un toque de genial sencillez. Y nos volvió a hacer del todo. Puede que nada más abrir los regalos se nos olviden, que pasadas las fechas se nos vayan las ganas de reír. Puede. O tal vez no. Machaconamente, insistentemente, pertinazmente se enfunda el tiempo los recuerdos, las sensaciones, las experiencias... y nos vamos construyendo con poquitos retazos de historia reciente. Hacerse del todo no es tarea de niños, es de titanes. De un músculo de recuerdos y potencialidades. Por eso vuelve siempre aquello que nos es vital. Por eso cada año. Por eso este año. Un nacimiento, unas luces, unas canciones aquí y allí, esparcidas, nos hace mejores. Nos vuelve más hacia nuestra autenticidad. Bendita Navidad.

No hay comentarios: