domingo, 21 de octubre de 2007

El evangelio de Judas

El pasado Sábado día 20, en Higuera de la Sierra (Huelva), y organizado por la asociación “La Pasión”, tuvo lugar un debate, a partir de la proyección del documental de la National Geographic. “El Evangelio perdido de Judas”.
Fui invitado a este acontecimiento para ayudar a la reflexión que se pudiera hacer a partir del mismo, ya fuera sobre la figura de Judas, la canonicidad de los evangelios, sobre el gnosticismo u otras cuestiones que se pudieran suscitar.
El hecho de ir como “experto” me obligó a refrescar conocimientos, a bucear en algunos aspectos que me habían pasado desapercibidos y a preguntarme algunas cosas.
Os quiero exponer algunas de las conclusiones a las que he llegado. No son nada del otro mundo, pero ahí están por si valieran la pena.

1.- De todos es sabido que el lanzamiento de este documental tuvo lugar en el mes de Abril de 2006, justo en los momentos de preparación para la celebración de la Pascua Cristiana. La decisión, cuando menos, no esconde un interés puramente lucrativo. Poner en duda algunos aspectos de la historia de Jesús cuando millones de cristianos se disponen a celebrar la fiesta fundamental de su fe, no deja de ser un reclamo para fijar la atención en el producto y comprarlo. No voy a ir más allá sobre otro tipo de intenciones, aún cuando debo reconocer que el ataque a los fundamentos radicales del cristianismo aparecen en ocasiones, ya de forma velada, ya explícita.
2.- En el documental se “juega” con la palabra auténtico. Efectivamente en el documental se nos ofrecen datos sobre cómo el documento ha pasado una serie de pruebas, que lleva a atestiguar la datación del documento, y que éste puede estar escrito entre el siglo II y III de nuestra época. Pero eso no indica que sea un documento auténticamente escrito por Judas, o sus seguidores. Es más el documental, valiéndose de numerosas investigaciones de los últimos tiempos, nos asegura que los evangelios no fueron escritos por Mateo Marcos, Lucas o Juan. En cambio se presenta el de Judas como auténtico. Cuando menos parece un tanto presuntuoso negar una autoría real a los canónicos y aseverar que el de Judas no tiene esa fractura.
Y resulta muy curioso que no se indique nada en el evangelio de lugares o ideas judias. Parece ser que quien escribe el evangelio no las conoce, las ignora.
3.- El evangelio de Judas es un compendio de ideas gnósticas que fueron integrándose en algunos círculos cristianos de forma tardía, y no en los primeros momentos. Por tanto es difícil que se haya escrito antes que los otros evangelios canónicos.
4.- En el documental se hace responsable a Ireneo de Lyon de haber desestimado como auténtico el evangelio, habiendo cercenado parte del mensaje cristiano, inclinando la balanza de una parte. Es un error, porque la Historia de las Formas sostiene varias posibilidades, entre las que se encuentra el hecho de que los evangelios fueron sufriendo un filtro desde las mismas comunidades cristianas. Además aun cuando los firmantes de los evangelios pudieron no ser de forma directa los evangelistas, sabemos que pertenecen a su “escuela”, o a sus comunidades. Y esto no de forma tardía, sino muy pegado a sus autores. No quiero entrar en polémicas más complicadas, pero tampoco son iguales los tres evangelios en esto. Valga esta afirmación de carácter general, pero sabiendo que hay múltiples y diversos matices.
5.- Los Gnósticos sostienen teorías que se enfrentan directamente al mensaje de Jesús:
· desprecian la materia considerándola mala;
· afirman que Yavé, nombre de Dios en el Antiguo Testamento, es un Dios malo, que crea el mal;
· de forma derivada piensan que el mal en el mundo es querido, consentido y creado por Dios; Jesús no fue auténticamente un hombre, sino un imagen; o bien- según el evangelios de Judas- necesitaba dejar la materia de su cuerpo, mala, para poder escapar hacia la Divinidad;
· tienen una complicadísima cosmogénesis, con múltiples subdivisones y dioses menores; y un largo etc.
Pero en el documental parece insinuarse que aparecen, los gnosticos, como enemigos de Obispo Ireneo por una cuestión de poder o prevalencia. Es una mentira sin ningún rigor científico y claramente tendenciosa.
6.- El Evangelio de Judas termina sin la muerte de Jesús, que tiene un valor expiatorio, por lo tanto no posee intención sacrificial. Simplemente es un instrumento para que el espíritu de Cristo se desembarace del hombre-materia Jesús, y así ascender a ámbitos superiores de existencia. Tampoco hay indicio de la creencia en la resurrección de Jesucristo, central para la fe cristiana.
7.- También se refleja la noción platónica del cuerpo como cárcel del alma, un estorbo del cual hay que deshacerse para alcanzar la salvación. No en vano bebe de estas fuentes neoplatónicas. El gnosticismo consideraba al universo material como intrínsecamente inferior e indigno de redención. A la salvación se accede a través de la adquisición de un conocimiento superior (gnosis), reservado a los pocos que eran dignos de él, sobre la verdadera naturaleza del alma humana y cómo puede ella trascender el universo material.
8.- Los gnósticos tienen una ideología enormemente elitistas, fruto de ese conocimiento escondido, mientras que el cristianismo tienen un carácter universal. Parte desde el judaísmo para llegar a los paganos. Además en el documental parece hacerse la insinuación de que los cristianos fueron, en parte, responsables del antisemitismo histórico, porque se identifica judas con judío. Creo que es muy peligrosa esa afirmación. Es bien cierto que hay una reducción peligrosa en el evangelio de Juan, porque nombra a los judíos como responsables. Pero es necesario entender el contexto cultural en el que fue escrito. Y, como también se dice en el documental, el mensaje de Jesús habla de tolerancia, amor a los enemigos, misericordia…imposible, desde ese mensaje producir odio.
9.- Por último hay que decir que los evangelios no sin una biografía al uso. Tienen una intención kerigmática, esto es, de anuncio de un mensaje de salvación. Las primeras comunidades cristianas fueron expurgando los distintos documentos que fueron llegando hasta ellos para quedarse con los que mejor expresaban este hecho. Y siempre respaldados por testigos de la vida de Jesús. Pueden existir otros documentos que nos hablen de otras percepciones de Jesús. Forman parte de la historia. A estos documentos se les llaman evangelios apócrifos. Tienen distinta validez histórica. Pero todos ellos no nos ofrecen nada sustantivo ni novedoso sobre lo que queremos saber de Jesús, el Cristo. Si se hace el estudio histórico crítico sobre los mismos, nos encontramos con que son tardíos en la redacción, erráticos en su explicación del mensaje de Jesús, crípticos en cuanto a su entendimiento, y, a veces contradicen, en la coherencia interna del mensaje, lo que sabemos de cierto sobre lo que Jesús hizo y dijo.

1 comentario:

MORANO dijo...

¡Cómo me gustaría haber estado!.

Tenemos que quedar para charlar acerca de esas cosillas, como en los viejos tiempos.