miércoles, 30 de enero de 2008

Honduras (y 2)

La ONG "Colaboración y esfuerzo", de Huéneja (Granada), lleva a cabo una labor impresionante de ayuda a Honduras.
Conocí al Padre Patricio hace ya unos años. Un hombre sencillo que proponía soluciones sencillas para sacar al país, Honduras, de la pobreza. La fórmula: la educación. Manos a la obra este hombre ha conseguido poner en marcha una revolución silenciosa a través de programas de ayuda a chicos y chicas que quieren estudiar, bien en institutos públicos, bien privados.
Pues bien, Pedro Sosa, médico, ha estado en Honduras para echar una mano, con Andrés, en aquel territorio desolado por la miseria. Y trae fotos y vivencias que le atraviesan a uno el alma. Más cerca de lo que uno cree, el hombre convierte el mundo en un erial de pobreza. Nuestros egoísmos sólo podrán vencerse con gestos generosos y valientes que nos ayuden a todos a pensar que es posible cambiar la realidad. Vale con un esfuerzo. Y ya el mundo no será lo que pudo ser sin nosotros.
Realidades que están lejos de la prensa sensacionalista, hacen que no se pierda la esperanza ni los ánimos. Patricio, un santo en chancletas; Andrés y su hermanos Benja, Pedro Sosa, Alberto e Inma, Pablo, Fernando, Vicente Venegas, Paco Oliva, Jose Manuel Nogueroles, Jose Antonio Bejarano, Eduardo García Doblas y tantos y tantos que han pasado por allí me hacen soñar con un mundo, en verdad, distinto.

No hay comentarios: