lunes, 29 de septiembre de 2008

movilización

Los Profesores de Religión queremos hacer llegar a la opinión pública el siguiente comunicado, que resume la situación precaria y de enorme dificultad a la que están siendo sometidos los profesores de la asignatura de Religión por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía:

1.- Que los profesores de Religión firmaron un contrato indefinido que les aseguraba una situación justa y de no dependencia del arbitrio de los contratadotes.
2.- Que este contrato prometía la estabilidad de los profesores contratados por la administración ya que entraban a formar parte del Estatuto de los Trabajadores.
3.- Que el presente curso académico se están modificando los contratos de forma sustancial sin que hayan mediado negociaciones con los sindicatos específicos, reduciendo la jornada laboral y, consiguientemente la remuneración económica.
4.- Que la Consejería ha dado orden explícita de eliminar grupos de alumnos matriculados bien agrupándolos (incluso por encima del número legal de alumnos por aula) o “invitándolos”, tanto directores como inspectores, a que no se matriculen.
5.- Que los profesores de Religión, a pesar de formar parte del Claustro de Profesores con todas sus obligaciones, no tienen los mismos derechos: no pueden ser tutores, no pueden ser Jefes de Departamento, no pueden asumir la dirección de ningún programa educativo específico, no pueden ser directivos de los Centros, no pueden completar horario con asignaturas afines.
6.- Que, no obstante, tenemos un porcentaje de alumnos que roza el 80% del total de alumnos matriculados en la Enseñanza, lo cual significa una amplia demanda social.
6.- Que en otras regiones autónomas la situación es bien distinta. Están mejor considerados y mejor tratados: En Galicia, Cataluña, País Vasco, Valencia, Madrid, e incluso Extremadura. Esto significa necesariamente una situación de discriminación explícita por parte de la Administración Andaluza tanto por pertenecer a otra comunidad autónoma como por ser profesores de esta asignatura específica.
7.- Y que todas estas cosas y aún más nos llevan a denunciar que se están vulnerando los derechos de estos trabajadores a los que se discrimina por razón de la asignatura de la que son profesores.

Por eso proponemos:

1.- Que se nos mantengan las mismas condiciones en las que se hizo el contrato indefinido. Y que, de no existir horas suficientes para poder tener el horario completo o parcial firmado en dicho contrato, se nos permita completar el mismo con las actividades que la Administración nos encomiende, según estipula la ley.
2.- Que se negocie la problemática de los trabajadores con los representantes legítimamente constituidos.
3.- Que no se incumpla la Ley en cuanto a número de alumnos/aula ni se incentive la misma por autoridades escolares y que, de ser así, se sancionen a los mismos por estar ejerciendo su función en contra de los artículos de igualdad ante la Ley.
4.- Que se nos equipare al resto de miembros del claustro en cuanto a derechos y podamos ejercer otras funciones e impartir, si fuera necesario, otras asignaturas afines.
5.- Que establezca una baremación para la provisión de puestos de trabajo como lo estipula el Estatuto General de los Trabajadores.

Estamos profundamente preocupados por el sesgo de los acontecimientos, que nos invitar a pensar que estamos discriminados por la Administración Pública por el hecho de ser Profesores de Religión. Tememos por nuestro contrato de trabajo, y por la remuneración, muy a la baja, del mismo. Tememos que todo esto no sea más que un manejo político que no tiene en cuenta ni la dignidad de los trabajadores ni la de los padres de los alumnos que quieren que se imparta esta asignatura. Que todo esto es el resumen de una persecución laboral que merma nuestros derechos laborales y lesiona nuestra dignidad de trabajadores.
Esperamos de la Administración que podamos negociar nuestra situación.

No hay comentarios: