domingo, 9 de agosto de 2009

Honduras

No sé si es demasiado tarde. Este verano no me he podido conectar a internet para actualizar el blog. Pero, por casa, me han llegado ecos de gente de Honduras, de misioneros, de voluntarios, de gente que respira por la herida de la miseria y la injusticia que se vive allí. No puedo resistirme a poner algunas de las cosas que me han enviado. La información que se nos proporciona por algunos medios, como siempre es interesada. ¿No estará detrás el petroleo, Venezuela y los secuaces del militarón fanfarrón, los intereses de la zona y otro montón de cosas? Todo, menos la verdad.
Os lo pongo para que tomemos conciencia de lo que sucede, par tener otra perspectiva.


Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Arzobispo de Tegucigalpa
«Quieren matarme, estoy dispuesto al martirio»
Por José Manuel Vidal
RD
Miércoles, 8 de julio 2009

Es uno de los cardenales más prestigiosos de la Iglesia católica. Tanto que Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga fue y sigue siendo uno de los papables más cotizados. Afectado de lleno por la crisis política de su país, sigue intentando mediar entre las facciones enfrentadas. A pesar de que, como acaba de confesar, está recibiendo numerosas amenazas de muerte. “Quieren matarme –asegura-, pero estoy dispuesto al martirio”.
Sus palabras suenan solemnes y sinceras en la televisión italiana. “Me han amenazado a mí y a mi iglesia. Me han dicho que quieren matarme y que quemarán mi catedral”.
Maradiaga, que es también presidente de Caritas Internationalis, no se toma a broma las amenazas. Sabe que son reales y que pueden ejecutarse en cualquier momento. Y se refugia en el escudo de su fe. “Estoy preparado para todo y, si Dios me llama al martirio, también estoy dispuesto a ello”. Unas amenazas de muerte que el purpurado atribuye a “grupos financiados por Venezuela”.
El purpurado sigue sosteniendo que lo que pasó en Honduras “desde el punto de vista de la Constitución no es un golpe de Estado” y sigue pidiendo a Mel Zelaya que no vuelva, al menos por ahora al país. “Sería inoportuno que regresase a Honduras. Aquí queremos la paz y nos hemos esforzado y hemos conseguido, por lo menos hasta ahora, que no se derrame sangre, aunque la violencia de estos grupos financiados por Venezuela es grandísima”.

----------------------------------
TEGUCIGALPA, domingo, 5 de julio de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos el comunicado de la Conferencia Episcopal de Honduras emitido este sábado por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa y presidente de esa Conferencia.


"Edificar desde la Crisis"

Hace apenas tres semanas, en la Asamblea Plenaria de esta Conferencia Episcopal expresamos claramente que la justicia social, el dialogo y las consultas dentro del marco de la ley son necesidades que debían ser reconocidas y respetadas a nuestro pueblo.
Ante la situación de los últimos días, nos remitimos a la información que hemos buscado en las instancias competentes del Estado (la Corte Suprema de Justicia, el Congreso Nacional, el Ministerio Público, el Poder Ejecutivo, Tribunal Supremo Electoral) y muchas organizaciones de sociedad civil.- Todos y cada uno de los documentos que han llegado a nuestras manos, demuestran que las instituciones del Estado democrático hondureño, están en vigencia y que sus ejecutorias en materia jurídico-legal han sido apegadas a derecho.- Los tres poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, están en vigor legal y democrático de acuerdo a la Constitución de la República de Honduras.
La Constitución de la República y los órganos administradores de justicia del país nos hacen concluir que:
a.) Conforme a lo contemplado en el Artículo 239 de la Constitución de la República "Quien proponga la reforma" de este Artículo, "cesa de inmediato en el desempeño de su cargo y queda inhabilitado por diez años para el ejercicio de toda función pública". Por lo tanto, la persona requerida, cuando fue capturado, ya no se desempeñaba como Presidente de la República.
b.) Con fecha 26 de junio de 2009, la Corte Suprema de Justicia, por unanimidad, nombró un Juez Natural que giró la orden de captura contra el ciudadano Presidente de la República de Honduras, a quien se le supone responsable de los delitos de: CONTRA LA FORMA DE GOBIERNO, TRAICION A LA PATRIA, ABUSO DE AUTORIDAD Y USURPACION DE FUNCIONES en perjuicio de la Administración Pública y del Estado de Honduras, lo anterior a raíz del Requerimiento Fiscal presentado en esa Corte por parte del Ministerio Público.
Aprender de los errores para enmendarlos en el futuro
"Ningún hondureño podrá ser expatriado ni entregado a un Estado extranjero" (Art. 102, Constitución de la República").- Creemos que todos merecemos una explicación de lo acaecido el 28 de junio.
El pasado 19 de junio dijimos que todos somos en mayor o menor medida responsables de una situación de injusticia social.- Sin embargo seguimos creyendo que Honduras ha sido y quiere seguir siendo un pueblo de hermanos, para vivir unidos en la justicia y la paz.
Por eso es necesario que optemos decididamente por escuchar las opiniones de los demás, de tal manera que se pueda entablar un verdadero dialogo entre todos los sectores de la sociedad, para que se pueda llegar a soluciones constructivas.
Es fundamental respetar el calendario del Tribunal Supremo Electoral que garantice las elecciones del próximo mes de noviembre.
Es necesario globalizar la solidaridad como un camino que puede ayudarnos a superar la injusticia y la inequidad.- La comunidad internacional, con la información adecuada sobre la situación de nuestro país, puede contribuir a estos propósitos.
Hacemos un llamado especial
A quienes tienen o han tenido en sus manos la conducción del país les invitamos a no dejarse llevar por los egoísmos, la venganza, la persecución, la violencia y la corrupción.- Siempre se pueden buscar caminos de entendimiento y reconciliación, más allá de los intereses partidistas o de grupo.
A los grupos sociales, económicos y políticos, les exhortamos a superar reacciones emotivas y a buscar la verdad.- Hoy más que nunca los comunicadores sociales deben expresar su amor a Honduras buscando la pacificación y serenidad de nuestro pueblo, dejando a un lado los ataques personales y buscando el bien común.
A la población en general los invitamos a continuar en un espacio de participación respetuosa y responsable, entendiendo que todos podemos construir una Honduras más justa y solidaria, con el trabajo honesto.
A la Organización de Estados Americanos pedimos que preste atención a todo lo que venía ocurriendo fuera de la legalidad en Honduras, y no solamente a lo sucedido a partir del 28 de junio recién pasado. También el pueblo hondureño se pregunta por qué no han condenado las amenazas bélicas contra nuestro país.- Si el sistema interamericano se limita a proteger la democracia en las urnas, pero no le da seguimiento a un buen gobierno, a la prevención de las crisis políticas, económicas y sociales, de nada servirá el reaccionar tardíamente frente a ellas.
A la comunidad internacional le manifestamos el derecho que tenemos de definir nuestro propio destino sin presiones unilaterales de cualquier tipo, buscando soluciones que promuevan el bien de todos.- Rechazamos amenazas de fuerza o bloqueos de cualquier tipo que solamente hacen sufrir a los más pobres.
Agradecemos entrañablemente a hermanos y hermanas de muchos países, que con sus gestos de solidaridad, con apoyo y cercanía, nos proporcionan horizontes de esperanza en contraste con actitudes amenazantes de algunos gobiernos.
La situación actual puede servirnos para edificar y emprender un nuevo camino, una nueva Honduras.- La confrontación que se está viendo, no debe servir para agudizar la violencia sino como un nuevo punto de partida para el dialogo, el consenso y la reconciliación que nos fortalezcan como familia hondureña, y podamos emprender un camino de desarrollo integral, para todos los hondureños y hondureñas.
Exhortamos al pueblo fiel a intensificar la oración y el ayuno solidario para que reine la justicia y la paz.
Tegucigalpa, MDC 3 de julio de 2009
SIGUEN LAS FIRMAS DE LOS 11 OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA EN HONDURAS
----------------------------------
El cardenal Maradiaga pide a Manuel Zelaya que no regrese a Honduras para evitar baño de sangre
RD/Agencias
Sábado, 4 de julio 2009

El cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga pidió este sábado al presidente Manuel Zelaya que se abstenga de regresar a Honduras para evitar un "baño de sangre", en cadena de radio y televisión. El prestigioso cardenal, considerado uno de los 'papables' tras la muerte de Juan Pablo II, hizo un llamado al "amigo José Manuel Zelaya" y le advirtió que "un regreso al país en este momento podría desatar un baño de sangre".

"Sé que usted ama la vida, sé que usted respeta la vida, hasta el día de hoy no ha muerto un solo hondureño, por favor medite porque después sería demasiado tarde", instó el prelado.

Zelaya fue depuesto el domingo 28 de junio por militares, en cumplimiento de una orden judicial, luego de pretender realizar una consulta popular con el objetivo de reformar la Constitución, medida que fue considerada ilegal por el Tribunal Electoral, la Corte de Justicia y el Tribunal Electoral.

La jerarquía de la Iglesia católica hondureña mandó también un mensaje a la Organización de Estados Americanos (OEA), que este sábado se reunía en Washington para decidir si suspende a Honduras por inclumplimiento de la carta democrática interamericana.

De su lado, las autoridades hondureñas de facto se anticiparon y anunciaron que su país se retiraba de la OEA.

El secretario general del organismo, José Miguel Insulza, se reunió el viernes con el cardenal Rodríguez y jerarcas de la Iglesia católica en la sede de la Conferencia Episcopal de Honduras.

Monseñor Rodríguez pidió al club de países democráticos americanos que "preste atención a todo lo que venía ocurriendo fuera de legalidad en Honduras y no sólo a lo sucedido a partir del 28 de junio recién pasado", día del golpe de Estado que depuso al presidente Manuel Zelaya.

Y espetó: "¿Por qué no han condenado las amenazas bélicas contra nuestro país?", en clara referencia a declaraciones del presidente venezolano, Hugo Chávez.

El prelado, que tomó claro partido por las autoridades de facto, le recordó a la comunidad internacional que Honduras tiene derecho a "definir nuestro propio destino sin presiones unilaterales de cualquier tipo, buscando soluciones que promuevan el bien de todos".

"Rechazamos amenazas o bloqueos de cualquier tipo que solamente hace sufrir a los más pobres", sostuvo antes de añadir: "Si el sistema interamericano se limita a proteger la democracia en las urnas pero no le da seguimiento a un buen gobierno, a la prevención de las crisis políticas, económica y sociales, de nada servirá reaccionar tardiamente frente a ellas".

También pidió a los nuevos gobernantes "a no dejarse llevar por los egoísmos, la venganza, la persecución, la violencia y la corrupción" y abogó por el diálogo y la reconciliación.

No hay comentarios: